Domingo 24
Octubre
2021
º C / H
BS AS

Opinion

Construcciones sustentables: tecnologías que reducen el consumo energético y de recursos

20/07/2021 - Por Marcelo Rosa, Responsable en Poliuretanos para la Construcción Sustentable de la unidad Materiales de Performance de BASF

Modernizar la industria de la construcción es un desafío en todo el mundo. Este cambio es necesario porque sigue siendo un sector productivo que demanda gran consumo de agua y energía, además de generar un alto volumen de residuos.

Sin embargo, la industria de la construcción en Argentina cambió sus procesos de operación hace unos años y se encaminó en búsqueda de soluciones y tecnologías más sustentables. En esa transición se desarrollaron nuevas técnicas constructivas, se incorporaron materiales más eficientes y se logró la capacitación de todos los actores involucrados: desde la mano de obra hasta el usuario.

La sustentabilidad aplicada a la construcción minimiza el uso de recursos naturales ya que promueve la utilización de técnicas innovadoras con materiales de bajo impacto en el ambiente, y reduce la demanda energética y de otros recursos durante el uso.

Actualmente, existen distintas soluciones y tecnologías que permiten ganar en eficiencia energética, reducir costos de mantenimiento, aumentar la vida útil de las instalaciones y mejorar la calidad del ambiente. Por ejemplo, una manera de reducir el consumo energético es garantizando un mejor aislamiento térmico. Para ello se utiliza panelería aislante; sistemas de espuma de poliuretano en spray en fachadas, techos y cámaras; y pisos poliuretánicos, entre otros.

La panelería aislante tiene la capacidad de aislar térmicamente un espacio, permitiendo una eficiencia superior en todo tipo de construcciones, disminuyendo el consumo de energía en aire acondicionado o calefacción y mejorando el confort. Es el caso de los paneles sándwich de poli-isocianurato (PIR) Elastopir®, la marca de BASF que se ha desarrollado para satisfacer la creciente demanda de paneles compuestos con propiedades mejoradas de protección contra incendios, que permite construir edificios industriales, así como almacenes frigoríficos que sean seguros y eficientes energéticamente.

Elastopir® tiene una capacidad de aislamiento 20 veces mayor que el ladrillo y 80 veces mayor que el hormigón. El material permite una mayor rapidez, eficiencia, reducción del tiempo empleado en mano de obra, durabilidad para la construcción, y menor generación de residuos.

La sustentabilidad es uno de los principales pilares de los paneles isotérmicos, ya que no precisa del uso de agua en todo el proceso productivo, desde su fabricación hasta su construcción. Otra ventaja es que, al tratarse de un método industrializado, la construcción lleva hasta la mitad del tiempo en comparación con el proceso con materiales tradicionales, como bloques y ladrillos, y reduce hasta en un 40% el tiempo empleado en mano de obra. En materia de residuos, la tasa de residuos del material es de solo el 0,5%, algo que representa ocho veces menos pérdidas que el sistema tradicional, ya que las partes del Elastopir® se ordenan en la medida exacta.

Con el trabajo terminado y la solución que se utiliza en las paredes y el techo, es posible reducir en un 50% el consumo de aire acondicionado durante el año, en comparación con un edificio con materiales convencionales. Esto se debe a que tiene niveles muy bajos de conductividad térmica en comparación con el aislamiento convencional. Reduce la transferencia de calor entre ambientes hasta en un 90% y es 20 veces más aislante que los ladrillos y 80 veces más que el hormigón.

Por último, respecto a la prevención de incendios, el material poli-isocianurato es capaz de alcanzar altos niveles de seguridad contra incendios en cumplimiento de las normas de construcción en los más diversos requisitos. Actualmente, se utiliza en grandes empresas como centros comerciales, industrias, cobertizos y alojamientos.



Compartí esta nota