Viernes 14
Agosto
2020
13º C / H 69
BS AS

Obras y Proyectos

El objetivo actual de la construcción es bajar los tiempos pero mejorar la vida útil de la vivienda

18/11/2017 - El ladrillo y la mejora de la vida útil de la vivienda son los objetivos de la construcción actual.

ARGENTINA.- Bajar los tiempos de construcción a la vez que se prolonga la vida útil de una vivienda, es uno de los requerimientos más habituales de clientes de todo tipo de obras, y también vale para reducir el déficit habitacional que el gobierno busca solucionar.

Con las paredes de ladrillo moderno, los edificios se pueden construir de forma rápida y sustentable, incluso en tiempos de construcción particularmente cortos para satisfacer no solo las necesidades residenciales actualmente en alza en zonas metropolitanas, sino también para paliar el enorme déficit habitacional, si hablamos de vivienda social de calidad.

El precio final de una construcción resulta menor si se utiliza el ladrillo industrial. Se sabe que su incidencia en el costo en una obra es solo el 3 por ciento y tiene la mejor relación costo/beneficio que cualquier otro material sustituto.

Es más liviano y lleva menor cantidad de otros materiales de construcción, como cemento y arena. El rendimiento por metro cuadrado es una de las ventajas más resaltadas llegando a ser el triple que otros sistemas alternativos de construcción. Estas virtudes tienen una especial relevancia cuando se cotejan con su durabilidad: por lo general esperamos que una vivienda de ladrillos dure 100 años (o más), incluso existen edificios construidos integralmente en bloques de ladrillos de más de 500 años, comparadas con las carpinterías de madera, aluminio o PVC o el sistema americano que, por otro lado, requieren de un mayor mantenimiento.

Ante el inicio de una demanda de construcción y reformas de vivienda promovidas por el gobierno bajo diversas herramientas como los créditos hipotecarios o los planes de acceso a la vivienda, es importante conocer las cualidades de los materiales constructivos de manera de poder decidir sobre aquel que nos dará una mejor calidad de vida en el largo plazo y también será un resguardo de la inversión.

* El autor es Presidente de la Cámara Industrial Cerámica Roja (CICER)




Compartí esta nota