Miércoles 22
Mayo
2019
11º C / H 70
BS AS

Actualidad

Créditos hipotecarios UVA: el Gobierno estudia un seguro para frenar la suba de cuotas

20/04/2019 - Con la inflación muy por encima de los salarios, prometen una medida de alivio para quienes tomaron préstamos indexados. Será el tercer intento de que el pago mensual sea menos pesado para las familias

ARGENTINA.- El Ministerio de Interior y Vivienda y la Jefatura de Gabinete trabajan en lo que sería la tercer alternativa para achatar la cuota de los tomadores de préstamos atados a la inflación: un seguro para ponerle techo a la cuota.

La primera de ellas es la que consta en el sistema UVA desde sus inicios, allá por mayo de 2016. Si el importe de la cuota a pagar supera en un 10 por ciento al valor de una cuota "teórica" que resulta de actualizar el pago inicial por el índice de salarios (Coeficiente de Variación Salarial), los bancos deben ofrecer a los clientes la opción de extender los plazos en hasta 25%, por única vez. Al estirar la devolución del crédito, la cuota se achata. Así, un préstamo a 30 años podría devolverse en más de 37,5 años y uno a 20 años, en 25.


Según TN, el desfasaje entre la inflación y los salarios hizo que en febrero unas 34.000 familias quedaran formalmente habilitadas a extender los plazos de los créditos. A fines de enero se conoció el dato de salarios de noviembre, lo que dejó a quienes tramitaron los créditos entre julio y diciembre de 2017 con cuotas 10% más caras de lo que hubiera correspondido si se actualizaban por el índice salarial.

Los datos siguientes de inflación y salarios incluyeron a más tomadores de préstamos en esta lista y se calcula que unas 50.000 pueden extender los plazos. La semana pasada, el Banco Nación envió a tomadores de préstamos de los primeros meses de 2018 mails en los que les informaba que podían extender los plazos. Para conocer las condiciones, deben acercarse a la sucursal en la que tramitaron el préstamo. Sin embargo, pocos clientes utilizaron efectivamente esa posibilidad.

La segunda medida tendiente a aliviar el peso de la cuota en el salario la anunció el presidente Mauricio Macri el 12 de octubre de 2018, cuando comunicó una serie de medidas para impulsar el mercado de viviendas. Algunas no se efectivizaron, como la nueva ley de alquileres y un nuevo llamado para otorgar créditos Procrear que se dilató.

En ese momento, el Gobierno anunció un techo a los créditos. En el nuevo esquema, la cuota nunca podría ser 10% superior a lo que hubiera sido de haberse ajustado por el CVS. Entonces, si la inflación era mayor, las familias pagarían la diferencia más adelante, en los periodos en los que los salarios crecieran por encima de los precios. Esto, anunció el Ejecutivo, estaría vigente en los nuevos créditos, aunque se negociaría con los bancos para incluir la posibilidad en los préstamos ya otorgados. Hubo escasos avances al respecto. 

Los bancos, además, quedaron habilitados a ofrecer otras alternativas. "Será el cliente quien evaluará si alguna de estas alternativas le resulta más conveniente", indicó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en su último informe a la Cámara de Diputados.

El seguro, la tercera respuesta ante la mayor deuda, garantizaría que la cuota nunca supere en un 10 por ciento lo que correspondería pagar si el crédito se actualizara por el índice salarial. De surgir diferencias, las cubriría la póliza. Dos fuentes oficiales confirmaron que es una alternativa en la que se trabaja, aunque no brindaron detalles. ¿Quién y cómo pagaría el seguro? ¿Sumaría un costo adicional a la cuota del crédito indexado? ¿Implicaría renegociar las condiciones de los más de 100.000 créditos que ya se otorgaron? Son preguntas que se hacen en los bancos y que traban la puesta en marcha de la solución.

En el Gobierno repiten que cualquier alternativa en estudio busca preservar a los créditos UVA como sistema. Según los datos del Banco Central consignados por jefatura de Gabinete en el último informe en el Congreso, había a enero apenas un 0,26 por ciento de deudores hipotecarios morosos: 304 sobre los más de 100.000 préstamos otorgados. El índice es menor al del resto de las carteras, como el financiamiento para consumo.

Eso no quiere decir que no haya problemas, sino que las familias pueden afrontar las cuotas, aunque se hayan encarecido al ritmo de la inflación con salarios rezagados. En otras palabras, los presupuestos familiares se ajustan para poder pagar la hipoteca.

En tanto, referentes de la oposición en el Congreso presentaron distintos proyectos para cambiar las condiciones de los créditos UVA y que directamente se actualicen con el Coeficiente de Salarios.


Compartí esta nota