Domingo 21
Julio
2024
7.2º C / H 75
BS AS

Sector Inmobiliario

Ley de alquileres: A tres años de su reglamentación, inquilinos, inmobiliarias y propietarios disconformes

04/07/2023 - La reglamentación vigente fue sancionada por el Congreso en junio de 2020. Qué pasó en los últimos tres años. La mirada de los expertos.
Ampliar (1 fotos)

Se cumplen tres años de la sanción de la ley de alquileres y el panorama luce cada vez más complejo tanto para los inquilinos como para los propietarios.

Las modificaciones introducidas en la normativa vigente y la escalada inflacionaria del último trienio, ubicada en 441%, conspiraron contra la firma de contratos e hicieron caer la oferta de propiedades, que se ubica en niveles históricamente bajos.

En ese sentido, la duración de tres años y el aumento anual de los acuerdos en un contexto de alta inflación son los dos factores que más conflicto provocaron entre las partes. En julio, la actualización estipulada del primer o el segundo año contractual rondará el 104%.

Para el secretario general de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), Claudio Vodánovich, la reglamentación actual “empeoró las condiciones” al hacer disminuir “radical y estrepitosamente la cantidad inmuebles en alquiler”.

Asimismo, Vodánovich consideró que más allá de las limitaciones de la ley, el mayor problema es la alta inflación, que se ubica en 114,2% interanual de acuerdo a la última medición del INDEC.

“El dinero va perdiendo valor de compra a lo largo de ese año y los pocos que deciden poner en alquiler una propiedad lo cargan en el inicio del precio del contrato”, explicó.

“El inquilino tiene que pagar más dinero para entrar porque el mes de alquiler sale más caro, el mes de depósito le sale más caro, el pago eventual de un seguro de caución le sale más caro”, enumeró.

En la misma sintonía, el presidente de la Federación Inmobiliaria de la Argentina (FIA), Emilio Caravaca Pazos, destacó que “se vuelve muy difícil planificar valores y condiciones ante el incremento generalizado de precios en todos los productos y servicios del país”.

A la vez, achacó la merma en el nivel de casas y departamentos para alquilar a “la falta de incentivo a la inversión privada en inmuebles para alquiler ante una demanda sostenida e insatisfecha”.

“Hay consenso que la previsibilidad es la condición fundamental para encaminar la situación habitacional. Estamos convencidos que la sola modificación o derogación de esta ley no solucionará la cuestión de fondo y sólo podrá aliviar algunas tensiones de corto plazo”, añadió Caravaca Pazos.

Por su parte, desde la Unión Argentina de Inquilinos (UAI) se mostraron de acuerdo con que la ley de alquileres no benefició ni al inquilino ni al propietario.

“Cuando se reguló sin discriminar a algunos locadores, hizo que muchos pongan los inmuebles a la venta o se vuelquen a las plataformas de alquiler temporal. Eso fue sacando inmueble del mercado común. Por la falta de ofertas, el inquilino fue el más perjudicado”, evaluó Ricardo Botana, presidente de la UAI.

Al mismo tiempo, Botana advirtió que en algunos contratos se producen incumplimientos sobre todo en los porcentajes de actualizaciones anuales, determinadas por el Índice para Contratos de Locación (ICL) publicado por el Banco Central.

Gentileza perfil.com


Compartí esta nota