Sábado 07
Diciembre
2019
24º C / H 40
BS AS

Actualidad

Avanza la Ley de Alquileres con críticas desde varios sectores

11/11/2019 - La norma se prevé que se trate en la Cámara de Diputados la semana que viene, tras el dictamen favorable que logró en comisión.

ARGENTINA.- La nueva ley de alquileres será uno de los proyectos que reactivarán el Congreso después de las elecciones. Se prevé que se trate en la Cámara de Diputados la semana que viene, tras el dictamen favorable que logró en comisión. Modifica plazos y métodos de actualización de los montos, tiene el consenso de las distintas fuerzas con representación parlamentaria, pero abre algunas dudas entre economistas.

Las claves de la nueva reglamentación están en los cambios que se plantean para la duración de los contratos y para la actualización de las sumas que se abonan. Según el dictamen favorable que la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados emitió el miércoles, la duración mínima del contrato de locación debe ser de tres años, un año más que en la actualidad.

En cuanto al ajuste del monto mensual, se plantea que se calculará una vez por año mediante una fórmula que combine el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte). Las normas vigentes no permiten la indexación y los ajustes se pueden hacer cada seis meses.

Entre otros puntos, el proyecto permite que la garantía pueda ser “garantía Inmobiliaria; aval bancario; seguro de caución; garantía de fianza, o garantía personal del locatario”.

Todo indica que el proyecto logrará media sanción el miércoles 20, fecha en la que se realizará la sesión que lo tiene como parte del temario. Pero se trata de una iniciativa que genera algunas dudas entre economistas.

“Hay algunas cosas que han funcionado en la ley de la ciudad, como la comisión a cargo del propietario. La flexibilidad de las garantías es un gran punto, pero no la duración de tres años del contrato ni la fórmula de ajuste. Lo primero, porque reduce el incentivo a poner en alquiler y lo segundo, porque evita las actualizaciones por revalúo de la propiedad en función de cambios en las amenidades del barrio”, opinó Martín Tetaz, consultado por el portal El Economista.

“Pueden darse casos como ahora, en los que la cuota está aumentando por debajo de la inflación e incluso de los salarios, y una ley que ponga piso a los aumentos no es buena. Además del efecto inercia de la indexación de los contratos en la inflación”, agregó.

Para Federico Moll, director de Ecolatina, “la extensión del contrato de dos a tres años es discutible que beneficie al inquilino”. En cuanto a la indexación, afirmó que “no queda para nada claro que beneficie al inquilino” porque “cuando la inflación es alta, tienden a firmarse ajustes semestrales pero inferiores a la inflación”.

“Lo que dicen las inmobiliarias, que quita certidumbre, no es así; suma certidumbre. Ajustar por inflación es lo mejor para las dos partes, mantiene el valor del contrato, pero no diría que beneficia al inquilino”, remarcó Moll a este diario.

La semana que viene el proyecto sobre alquileres tendrá su primer examen. Ya pasó el filtro de la comisión, en un debate que contó con la participación de la Cámara Inmobiliaria y de la organización Inquilinos Agrupados. Otra iniciativa que se debatirá ese día será la denominada ley de góndolas.


Compartí esta nota