Sábado 08
Mayo
2021
13º C / H 84
BS AS

Actualidad

Imposible: 160 sueldos para poder comprar una casa

23/07/2018 - Sería para una casa con un valor de 2 millones de pesos en la provincia de Mendoza. El crédito, en extinción
Según las inmobiliarias de Mendoza, casi la totalidad de las operaciones de compra-venta de viviendas que se han concretado entre los meses de junio y julio se han hecho con pagos al contado, lo que implica largos periodos de ahorro y disponibilidad de efectivo.
De acuerdo a un cálculo realizado por Los Andes, hoy se necesitan 106,22 salarios netos para adquirir una vivienda de $ 2 millones en un barrio periférico de la Ciudad.
Claro está, que también existe la posibilidad de acceder a un crédito hipotecario, pero el incremento del dólar y la inflación provocaron que hoy menos familias puedan acudir a esa herramienta para adquirir una vivienda.
Ese escenario provocó una lógica retracción del mercado inmobiliario, que ahora solo depende quienes tienen un ahorro suficiente para pagar una casa.
Por supuesto que no es fácil para una familia llegar a esa posición, sobre todo teniendo en cuenta la relación que existe entre un salario promedio y el precio final de una vivienda.
Según datos de Fundación Ideal, la remuneración promedio de los asalariados del sector privado en Mendoza es de $ 22.685 brutos o $ 18.828 netos (se calcula un 17% de aportes para trabajadores registrados).
Cabe indicar que este ingreso corresponde a un estimativo que elaboraron desde Fundación Ideal a marzo de este año, por lo que no toma los aumentos de los últimos meses que se hayan generado por paritarias.
Además, tampoco corresponde a los trabajadores independientes, ni estatales, así como tampoco a los informales. Es por ello, que ese salario puede ir para abajo y para arriba según corresponda. 
Así es que para este caso, con un sueldo neto de $ 18.828, serían necesarios 106 salarios para comprar una vivienda de aproximadamente 80 m2 cubiertos en un terreno de 200 m2 en localidades como barrio Parque de Godoy Cruz,  Dorrego de Guaymallén, o en la cuarta sección.
Según los empresarios del sector inmobiliario, una casa de esas características tiene un valor de mercado de $2 millones. 
En este ejemplo, según mencionó Miguel Astorga, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios, se toma una vivienda tipo para una clase media, con dos dormitorios, un baño, cochera cerrada y una casa sin tantos deterioros. 
Concordó con ello Manuel Otero, de la inmobiliaria que lleva su apellido, aunque agregó que "el problema radica que por $ 2 millones la oferta es baja, cuando se busca una casa en condiciones que no estén deterioradas. Por ello, es que para una familia de clase media que sale a buscar una vivienda se encuentra que por sus ingresos y por el monto del crédito que le dan no llegan a una casa acorde a sus expectativas". 
Tanto Otero como Santiago Debe coincidieron que el mercado de entre los $ 1,8 millones y $ 2,5 millones es bastante austero, principalmente cuando se busca una casa. En cambio, según Astorga, es diferente cuando se habla de un departamento o dúplex, ya que aquí "la oferta es más amplia. Sin embargo, las familias por lo general prefieren evitar espacios comunes y escaleras". 

BUENOS AIRES.- La devaluación hizo estragos en todo el país. Desde Buenos Aires, al norte o al sur, ya es imposible -una vez más- acceder al techo propio. Según las inmobiliarias de Mendoza, casi la totalidad de las operaciones de compra-venta de viviendas que se han concretado entre los meses de junio y julio se han hecho con pagos al contado, lo que implica largos periodos de ahorro y disponibilidad de efectivo.

De acuerdo a un cálculo realizado por el sitio mendocino Los Andes, hoy se necesitan 106,22 salarios netos para adquirir una vivienda de $ 2 millones en un barrio periférico de la Ciudad. Claro está, que también existe la posibilidad de acceder a un crédito hipotecario, pero el incremento del dólar y la inflación provocaron que hoy menos familias puedan acudir a esa herramienta para adquirir una vivienda.

Ese escenario provocó una lógica retracción del mercado inmobiliario, que ahora solo depende quienes tienen un ahorro suficiente para pagar una casa. Por supuesto que no es fácil para una familia llegar a esa posición, sobre todo teniendo en cuenta la relación que existe entre un salario promedio y el precio final de una vivienda.

Según datos de Fundación Ideal, la remuneración promedio de los asalariados del sector privado en Mendoza es de $ 22.685 brutos o $ 18.828 netos (se calcula un 17% de aportes para trabajadores registrados).

Cabe indicar que este ingreso corresponde a un estimativo que elaboraron desde Fundación Ideal a marzo de este año, por lo que no toma los aumentos de los últimos meses que se hayan generado por paritarias. Además, tampoco corresponde a los trabajadores independientes, ni estatales, así como tampoco a los informales. Es por ello, que ese salario puede ir para abajo y para arriba según corresponda. 

Así es que para este caso, con un sueldo neto de $ 18.828, serían necesarios 106 salarios para comprar una vivienda de aproximadamente 80 m2 cubiertos en un terreno de 200 m2 en localidades como barrio Parque de Godoy Cruz,  Dorrego de Guaymallén, o en la cuarta sección.

Según los empresarios del sector inmobiliario, una casa de esas características tiene un valor de mercado de $2 millones.  En este ejemplo, según mencionó Miguel Astorga, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios, se toma una vivienda tipo para una clase media, con dos dormitorios, un baño, cochera cerrada y una casa sin tantos deterioros. 

Concordó con ello Manuel Otero, de la inmobiliaria que lleva su apellido, aunque agregó que "el problema radica que por $ 2 millones la oferta es baja, cuando se busca una casa en condiciones que no estén deterioradas. Por ello, es que para una familia de clase media que sale a buscar una vivienda se encuentra que por sus ingresos y por el monto del crédito que le dan no llegan a una casa acorde a sus expectativas". 

Tanto Otero como Santiago Debe coincidieron que el mercado de entre los $ 1,8 millones y $ 2,5 millones es bastante austero, principalmente cuando se busca una casa. En cambio, según Astorga, es diferente cuando se habla de un departamento o dúplex, ya que aquí "la oferta es más amplia. Sin embargo, las familias por lo general prefieren evitar espacios comunes y escaleras". 


Compartí esta nota