05/10/2017

Sector Inmobiliario

real estate

Las elecciones legislativas, mueven el mercado inmobiliario argentino

Por primera vez después de muchos años, el humor cambió dentro del sector inmobiliario argentino.

ARGENTINA. – Luego de las PASO, el 13 de agosto, los teléfonos comenzaron a sonar más seguido: surgieron más consultas de consumidores finales, de familias que quieren dejar de alquilar, de pequeños inversores que apuestan a una renta e incluso llegaron propuestas de importantes desarrolladores que vislumbran proyectos exitosos en el horizonte argentino.

Además, el boom de créditos hipotecarios ayudo a apalancar este estado de ánimo positivo en el sector inmobiliario argentino pero también en la gente, en el consumidor final que es quién se vuelve a también reactivar y ve con más posibilidades que el sueño de la casa propia no es imposible como hace unos años atrás. 

Para el sector Real Estate, según Roberto Ledo que es abogado, corredor inmobiliario, martillero público y director ejecutivo de la inmobiliaria Bullrich, el resultado fue positivo y se espera una nueva buena noticia de cara al 22 de octubre. Dentro del mercado inmobiliario, necesitamos certidumbre y seguridad, ya que esta no es un área especulativa, sino de inversión cierta. Un nuevo triunfo del oficialismo le permitiría hacer las reformas estructurales que consolidaría un crecimiento económico ordenado.

En estos últimos dos años, al mercado inmobiliario le han dado herramientas para reactivarse: los nuevos préstamos hipotecarios, las líneas de créditos para desarrolladores, el principio del control de la inflación y la eliminación del cepo. Entonces, el mercado inversor está avizorando un cambio; por lo tanto, se adelantan en la toma de decisiones: muestra de ello es la fuerte demanda en terrenos, anticipando nuevos desarrollos.

Dentro de la industria, creemos que el cambio de expectativas presionará sobre el mercado, generando un mayor flujo de transacciones y, por ende, un mejoramiento en los precios. Esto beneficiaría no sólo al mercado privado, sino también a las inversiones que recibirá el Estado y sus respectivos puestos de trabajo, así como a aquellos habitantes que hoy no poseen su vivienda propia y podrán hacerlo a través de herramientas facilitadoras del Gobierno.

 


Recomienda esta nota: