10/10/2017

Obras y Proyectos

infraestructura

Catalinas Norte: harán oficinas y el dinero es para el Paseo del Bajo

El Gobierno sigue con su plan de vender terrenos públicos para financiar la obra pública

CABA.- Las ventas de terrenos que son propiedad del estado, son impulsadas por el Ejecutivo porteño en convenio con la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE). Se trata de tierras que pertenecen al Estado federal. Pero la Ciudad de Buenos Aires, tiene aparte sus proyectos propios, como la venta de la actual sede del club Tiro Federal para construir el Parque de la Innovación, en Núñez, o el plan para revitalizar el Autódromo mediante la cesión de espacios para la instalación de concesionarias, comercios y otros rubros vinculados al sector automotriz.

Tras acordar con los socios, el Tiro Federal se mudará junto al Parque de los Niños La transferencia de público a privados genera discusiones. Desde el oficialismo sostienen diversos argumentos. Por un lado, que se trata de terrenos vacíos o subutilizados y que de esta manera se fomentan la inversión y la creación de empleo. También, que en todos los casos se destina el 65% de la superficie a espacios públicos y sólo el 35% a la edificación.

El otro argumento también le sirve al macrismo como gancho político para sumar consensos en la Legislatura, porque el compromiso es que todo el dinero que el Estado recaude por estas subastas lo volcarán a inversiones en infraestructura. Por ejemplo, la venta de Catalinas Norte se destinará a la construcción del Paseo del Bajo y la de los cinco predios votados el jueves servirá para financiar los viaductos de los ferrocarriles Mitre y San Martín.

El tema es que algunos de estos proyectos siembran dudas en mucha gente. En el caso de Colegiales la oposición fue clara, a punto tal que varios vecinos presentaron una iniciativa propia en la que pidieron que el predio se destinara a un parque y a otros fines sociales. Por Catalinas Sur también hay irritación, por ejemplo: el club Darling denunció que el plan implica quitarles una hectárea de su terreno.

"Lo que están armando son enclaves de alta rentabilidad inmobiliaria, que funcionarán cerrados sobre sí mismos. Se trata de un modelo de ciudad excluyente y desarticulado", aseguró Javier Andrade, legislador del Frente para la Victoria. En tanto, Juan Nosiglia, legislador de Evolución, explicó que en la votación del jueves se abstuvo porque "el de los viaductos es un proyecto muy importante, pero una vez más se propuso la venta de tierras públicas. No lo vamos a acompañar a cualquier costo".

En el mercado inmobiliario toman las subastas como algo positivo. "Es interesante que primero salga la norma y después se venda la tierra, para que no haya dudas, y también que lo recaudado se comprometa a inversiones públicas, así el Estado cambia un activo por otro. El ingreso de estos terrenos al mercado será paulatino, así que no creo que genere una crisis de sobreoferta. El desafío lo tenemos los empresarios para aumentar nuestra capacidad de construcción", afirmó Gustavo Llambías, vicepresidente de la Asociación de Empresarios de la Vivienda.

En tanto, José Rozados, director de la consultora Reporte Inmobiliario, agregó que "en las subastas que se hicieron hasta ahora pagaron muy buenos precios. Algunos predios, como el de Catalinas Norte, podrán avanzar más rápido. Pero son procesos lentos, los cambios urbanos se verán en cuatro o cinco años". Siguen vendiendo terrenos públicos de Capital y se vienen cambios en los barrios



Recomienda esta nota: