13/07/2017

Entrevistas

Desarrollo Sostenible

Benjamin Crevant: "Los proyectos sin eficiencia energética se vuelven obsoletos"

El consultor especializado en eficiencia energética y sustentabilidad habla de los desafíos de la industria de la construcción para cuidar el planeta.

Benjamin Crevant es un joven ingeniero mecánico e industrial. Nacido en Francia, no solamente tiene casos de éxito en su país, sino en otros como Indonesia y Uruguay. Apasionado por el diseño de edificios sustentables, se instaló en Argentina y trabaja para empresas de primera línea promoviendo el ahorro en el consumo de energía. En diálogo con InformeConstrucción.com detalla algunos datos interesantísimos para embarcarse en el camino hacia el cuidado del planeta.


InformeConstrucción.com: ¿Por qué la industria de la construcción tiene que hablar en términos de sustentabilidad y ahorro energético?

Benjamin Crevant:  El mercado evoluciona muy rápidamente, pero un edificio una vez construido esta “fijado”, lo que trae aparejado renovaciones lentas y costosas. El Gobierno, en un plazo relativamente corto, publicará leyes obligando a las construcciones a ser más sostenibles y eficientes en materia energética. La demanda de los usuarios también sigue ese linaje y, por ejemplo, hay empresas multinacionales alquilando edificios con certificados LEED.  Considerar la sustentabilidad y el ahorro energético, ahora mismo, es la única manera de no ser un actor obsoleto en un futuro cercano. Capacitar a sus equipos y cambiar los métodos de trabajo son procesos necesarios.

I.C.: ¿Piensa usted que los eslabones del mercado tienen bien en claro la importancia del ahorro de energía?

B.C.: No todos. Muchos están enfocados en el “business as usual” y no analizan la evolución futura del mercado. Los que ahora se distinguen apuntando a la eficiencia energética son pocos, pero estos pocos tendrán un avance competitivo pronunciado.

I.C.: ¿Qué es lo que hace falta para que esta práctica sea más generalizada?

B.C.: En el mundo siempre se encuentran los 3 mismos disparadores. Por un lado el Estado, que debe establecer leyes obligando a la eficiencia energética y la sustentabilidad. Y en caso de que eso suceda, debe bregar porque lo dictaminado se cumpla. Por su parte, y en relación a lo anterior, otro tópico importante son las tarifas. La suba de estas debería llevar a las personas a alquilar, o comprar, edificios o casas con construcciones eficientes para no gastar tanto. En consecuencia, aquellos proyectos que no estuvieran desarrollados de esta manera no podrían ser redituables. Finalmente, otro análisis interesante es la moda en relación con el mercado. El mercado cambia abruptamente y de un día al otro. Los edificios, para construirse, tardan un lapso prologando. Antes, por ejemplo, cuando uno iba a comprar un departamento para oficinas no ponía como prioridad la eficiencia energética, era simplemente un plus. Pero cuando un “arriesgado” comenzó a trabajar en oficinas eficientes y vio los resultados, al resto se le prendió la lamparita y arrancó a ver eso como una prioridad esencial en las construcciones. Por eso, vuelvo a repetir, si los proyectos no se desarrollan con esta impronta terminan siendo obsoletos.

I.C.: ¿Cuáles son los desafíos en los que tiene que centrarse la industria en el mediano y largo plazo?

B.C.: Aprovechar lo que se está haciendo bien alrededor del mundo. Tomar lo mejor de América del Norte, Europa y Asia en términos de sustentabilidad y eficiencia energética. Teniendo esos modelos, evitar los errores que ellos hicieron y acelerar la modernización de su industria. Los desafíos principales están en la capacitación de cada eslabón de trabajo; el inversor, el arquitecto, los ingenieros, las constructoras, ninguno puede quedar afuera del cambio.  Otro desafío, es ofrecer un trabajo de calidad a precio competitivo, modernizando la industria de producción argentina para que equipos eficientes salgan de sus plantas.

Recomienda esta nota: