14/11/2017

Actualidad

materiales

Mendoza: sugieren “stockearse” frente a la falta de insumos para la construcción

Hay inconvenientes para conseguir hierro, cemento y áridos. Además, se quejan del aumento de costo.

ARGENTINA. - La construcción, entre una obra pública inercial y una demanda privada creciente en Mendoza gracias al crédito hipotecario, se acomoda a condiciones de acceso a insumos que no son fáciles por el mismo aumento del consumo. Así, con ajustes de precio que lidera el cemento con más del 30%, y acompañan el hierro dolarizado y los áridos, el 2017 cierra regido por la exigencia de tener stock suficiente de materiales o, al menos, hacer los pedidos necesarios con no menos de 15 a 20 días de anticipación.

Los constructores se resignan a esa dinámica. Para Mario Yaser, del Círculo de Constructores Independientes, “en el hierro hay demoras, no más que lo normal en lo que va del año y para determinados diámetros. Es algo que viene pasando al margen de faltantes esporádicos”.

El cemento, tal vez el insumo más inflacionario del 2017, ya exije otra logística. Es que Holcim, uno de los principales jugadores del mercado, venía de discontinuar una de sus líneas de producción y sufrir dificultades para contar con Clinker, el insumo principal, a lo que se le sumo el efecto de una demanda creciente que mantiene los precios arriba.

“Programamos pedidos anticipados, porque hace unos meses tuvimos problemas. Desde entonces, hay que prever un stock superior a lo habitual, que de una semana pasó a 15 a 20 días con buena planificación”, describe Santiago Laugero, de Laugero Construcciones.

Qué dicen los proveedores

Claro que la provisión depende de las terminales fabriles, varias de ellas fuera de la provincia como Siderar y Acindar, que a nivel nacional de maneja con una red de distribuidores. Y para los operadores locales la distancia también juega en contra.

Uno de ellos en Mendoza es Kamet/Cuyo Metal. Precisamente, a criterio de su propietario, Mario Kahane, al margen de la presión de la demanda “hay que trabajar con stock en Mendoza. A veces no se calcula y muchos clientes esperan hasta último momento apremiados por la urgencia”.

Parece volverse habitual la carencia, ocasional, de hierro de 6 y 10 pulgadas, de los más requeridos, e incluso chapas de distinto grosor que suelen despacharse de la planta de Siderar.

“Tenemos cierta disponibilidad. Pero si de golpe ingresa un pedido grande de 2 a 4 mil kilos habrá que esperar una semana o a lo sumo quince días”, añade Kahane.

¿Qué tanto cambian las listas de precios entre pedidos y despachos? El hierro sigue el ritmo del dólar, por lo que solo una devaluación fuerte puede preocupar, aunque hay un ajuste por goteo no inferior al 1% mensual.

Enzo Olivares, al frente de un negocio de materiales de construcción en Maipú, admite que los requisitos son cada vez más exigentes. “No recibo pagos con tarjeta porque en el cemento sólo puedo comprar contado efectivo. Además, recién me dejan ingresar la camioneta para cargar después de haber cancelado la mercadería”.

Los casos del hormigón y el asfalto

En la última reunión de la CAC (Cámara Argentina de la Construcción) retumbaron quejas por faltante de hormigón, cuyo eco de a poco llega a Mendoza.

“Es una cuestión de equipos y mucha demanda, que aumentó un 10% en los dos últimos meses. Y hasta un 50% desde principios de año”, señala Mario Damanzo, gerente de Compacto, uno de los principales comercializadores en Mendoza.

La suba sostenida de precios del cemento, que se ajustó un 6% en octubre, y a un ritmo bimestral, ya acumula 25%, tiene incidencia. Según Damanzo, “hay que sumar aumento de combustible y mano de obra. Y es esperable otro incremento similar en diciembre y probablemente en febrero, teniendo en cuenta que se trasladará un par de puntos menos al valor del hormigón”.

Pedidos con no menos de una semana de antelación ya son comunes en el rubro. El cuadro no está completo sin los áridos, que aumentaron 2 veces a lo largo del año hasta promediar $1.200 el envío de 6 metros cúbicos (arena/ripio); en total, entre 14 y 15% más caro que al comenzar 2017.

Fuera del panorama de la construcción privada, la obra pública también siente el impacto de situaciones puntuales con algunos de sus insumos como el asfalto. En el horizonte aparecen la doble vía a San Juan y la variante a Palmira como dos de los proyectos más importantes.

“Es razonable que haya faltante, lo que puede afectar el avance de algunas obras de pavimentación y en menor medida del trazado de barrios la obra pública. En cuanto a precios el movimiento ha sido escaso y hasta con tendencia a la baja, que nos hace estar produciendo por debajo de la capacidad plena, pero seguramente habrá un shock importante en general para los insumos en la medida en que esos proyectos avancen”, analiza Laugero, cuya firma cuenta con una planta de producción de asfalto con suministro de materia prima por parte de Ypf.




Recomienda esta nota: