18/05/2017

Actualidad

Macri en China

¿Cuento chino? Toda la verdad sobre las casas chinas de Macri

Una de las negociaciones de Macri en China son las casas prefabricadas, que desataron la polémica en varios sectores de la industria nacional.

ARGENTINA.- El Jefe de Gabinete Marcos Peña había negado todo tipo de especulaciones sobre la compra de casas de madera prefabricadas al país asiático. Toda la oposición asegura que la aventura de las casas chinas implica un duro golpe para la industria maderera local que se ve afectada por un nuevo negocio de una empresa ligada al presidente.

Mauricio Macri viajó a China en una nueva búsqueda de inversiones, pero la visita tiene otras prioridades que se centran principalmente en un nuevo negocio millonario para la empresa IECSA: la compra de casas chinas prefabricadas para reactivar el Plan Belgrano en las provincias del norte y un ambicioso proyecto para relanzar el plan Procrear.

El viaje

Macri llegó a China con un hombre de su absoluta confianza: Ivan Kerr, otrora compañero del Cardenal Newman hoy devenido en Subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación. El objetivo es claro, sellar un acuerdo para la compra de 15.000 casas prefabricadas de origen chino, como la primera parte de un ambicioso proyecto que aspira a montar un millón de nuevas viviendas.

El supuesto lado oscuro del negocio

En principio, se cerrará un acuerdo por la compra de 15.000 casas prefabricadas de origen chino que se realizará en dos tramos. Cada casa de 60 metros cuadrados tiene un costo por metro de USD650, sin contar el terreno, es decir que cada una tendrá un valor de 39000 dólares.

El empresario chino encargado de sellar el acuerdo con el Presidente argentino es Liang Wengen, presidente de Sany, principal firma en China y quinta en el mundo dedicada a la producción de maquinaria para la construcción (hormigón, excavación, carbón, perforación, maquinaria portuaria, y grúas sobre oruga).

Para entregar las primeras cinco mil viviendas, la empresa china proyecta invertir USD 30 millones. Calculando que el precio final de cada vivienda es de USD 39.000, el proyecto piloto le reportará a SANY un volumen de USD 195 millones.

Liang Wengen, que se reunió con Macri en septiembre del 2016, ya había hecho negocios privados con el presidente argentino a través de sus inversiones en la empresa China Communications Construction Company (CCCC), la cual ha participado de uniones transitorias con IECSA, la firma que perteneció a Angelo Calcaterra, primo del máximo mandatario argentino.

En sus primeros meses como presidente, Macri había bendecido a la empresa de Liang Wengen y a IECSA con la licitación del segundo tramo del gasoducto de Córdoba por la suma de $3,039,359,016.75. Con la compra de casas chinas prefabricadas, si logran atraer inversores para llevar adelante la idea de Macri de alcanzar el millón de viviendas, harían un negocio de USD 39.000.000.000, equivalente de $624.000.000.000.


Recomienda esta nota: